X

Calcula tu
cuota de renting

Audi e-tron

Una nueva forma de entender la electromovilidad

  • Gran autonomía
  • Motores eléctricos muy fiables
  • Caro para el público general

Descubre el Audi e-tron

Audi, después de haber sido el paladín de la tecnología diésel, después de haber dominado el Mundial de Resistencia con sus motores TDI, después de haber destapado la caja de los truenos con el primer Audi 100 2.5 TDI lanzado en el año 1989, se adentra en un nuevo proyecto para dominar una tecnología de futuro. Audi, con el apoyo de Volkswagen, pretende convertirse en la referencia en cuanto a tecnología eléctrica y para ello ha puesto toda la carne en el asador, lanzando diferentes modelos eléctricos con prestaciones muy respetables.

Bajo la denominación de “e-tron”, Audi ha creado una familia que estará representada por los motores eléctricos, por las baterías de alta densidad y por supuesto, por la tecnología para recargas más avanzada. Audi es uno de los principales actores del segmento premium y siempre ha ido, como indica su propio eslogan, a la vanguardia de la técnica. No ha sido un camino sencillo, se ha tenido que arriesgar, como en el desarrollo de los motores TDI, y se ha tenido que innovar y sorprender, como cuando lanzaron un coche familiar con prestaciones de superdeportivo, el Audi RS2.

Ahora, cualquier cosa que ponga Audi en circulación, no sorprende a nadie. Más bien al contrario, es lógico y normal que una marca como Audi sea referencia mundial en tecnología, en prestaciones y en diseño. Lo raro sería que los alemanes no lanzaran al mercado nada realmente interesante. Y de ello se valen, saben que la gente está esperando sus acciones para actuar en consecuencia, saben que sus coches tienen cientos de miles de seguidores, y ponen a su alcance algunas de las mejores opciones de mercado.

Y en cuanto a electricidad se refiere, su primera tentativa fue el Audi e-tron, un SUV con motor eléctrico que se puso a la venta en 2019, tras ser presentado al público un año antes. Se vende en tres versiones que se diferencian, en parte, por su autonomía eléctrica y batalla, frente a frente, contra coches como el Jaguar i-Pace o el Mercedes EQC. De hecho, las características técnicas y las prestaciones de esos tres coches son muy, muy parejas.

¿Quieres más información del Audi e-tron?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

renting audi e-tron

Hasta 503 CV y 436 kilómetros de autonomía

El Audi e-tron es un coche de alta gama, un modelo muy caro lejos del común de los usuarios. Pero como para con todos los nuevos desarrollos, los inicios son caros. Pero a cambio, se puede tener un coche muy potente, con una entrega de potencia bastante bestial y una suavidad de funcionamiento muy por encima de cualquier motor convencional, sea gasolina o diésel.

Una de las principales características de los motores eléctricos, es su suave funcionamiento y su entrega de potencia. Son lo que se denominan como “motor de par constante”, entregan toda la fuerza que pueden desarrollar desde que se pone en marcha y no necesitan cambiar el desarrollo (caja de cambios) para que pueda circular con soltura. Por eso, los coches eléctricos son automáticos, o mejor dicho, no tienen caja de cambios. Aunque eso no es inconveniente, porque sus altos niveles de par, hacen que sean motores muy impresionantes cuando se hunde a fondo el pedal del acelerador.

Sobre todo si las prestaciones son como las que anuncia la gama del Audi e-tron. Hay tres versiones para elegir, con potencias que van desde los 313 CV hasta los 503 CV, mientras que la autonomía varía entre 336 kilómetros y 436 kilómetros. Cifras muy interesantes, a las que debemos añadir el par que es capaz de desarrollar cada versión, que es culpable de esa sensación de empuje y poderío cada vez que se acelera.

Así, la versión menos potente es el Audi e-tron 50 quattro, el cual tiene dos motores eléctricos (uno sobre cada eje) capaces de entregar 313 CV y 540 Nm de par. Acelera de 0 a 100 km/h en 7 segundos y gracias a unas baterías de 64,7 kWh netos, promete autonomìas de 336 kilómetros con una recarga completa. Permite cargas de hasta 120 kW de potencia, pero la potencia de carga más común es de 7,4 kW (poste de carga público, en centros comerciales…), con la que se tendrá el 80% de la carga en apenas 30 minutos.

La siguente opción en el catálogo es el Audi e-tron 55 quattro, que cuenta con los mismos dos motores eléctricos en idéntica posición, pero en este caso, con mayor potencia. Concretamente, los motores pueden entregar 360 CV y 561 Nm de par, pero gracias a la función “boost”, pueden alcanzar los 408 CV durante 8 segundos. En ese momento, el par llega a 664 Nm y permite acelerar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. Las baterías son más grandes, con 95 kWh, y admiten una carga más potente de hasta 150 kW, con la que consiguen el 80% de la carga en 30 minutos. Sí, es el mismo tiempo que la versión menos potente para el mismo porcentaje, pero las baterías son más grandes.

El tope de gama es el Audi e-tron S, el cual ya se posiciona como una máquina muy, muy seria y no recomendable para usuarios que no estén acostumbrados a conducir motores muy potentes. La potencia llega los 435 CV mientras que el par es de nada menos que 808 Nm, pero también cuenta con un modo “boost”, que dispara la potencia hasta los 503 CV y el par hasta unos impresionantes 973 Nm. Alcanza los 100 km/h desde parado en apenas 4,5 segundos y las cargas son igual que en el Audi e-tron 55 quattro.

interior audi e-tron

Muy aerodinámico a pesar de ser muy grande

Desde que los coches eléctricos comenzaron a evolucionar sin parar, los usuarios siempre se han quejado de un diseño un tanto extraño. Las marcas han aprovechado la circunstancia y han otorgado a sus coches eléctricos un diseño más diferenciado y particular, para que todo el mundo sepa que está delante de un coche eléctrico con solo verlo. Eso no gusta a todo el mundo, aunque se ha convertido en un “estándar” del segmento y rara vez hay coches eléctricos con diseños convencionales.

La mayor diferencia de los coches eléctricos respecto a los normales, son las necesidades de refrigeración, mucho menores. Todas las entradas de aire y rejillas que tiene un coche convencional, son para enfriar el motor de combustión y surtirle de aire para poder quemar el combustible. Con un motor eléctrico esto no es menos importante y se puede prescindir de tantas aberturas, perjudiciales para la aerodinámica y por tanto, perjudiciales para la eficiencia de los coches eléctricos.

El Audi e-tron explota esa característica, como muchos otros coches eléctricos, para mejorar el comportamiento y reducir los consumos de energía. Así, se pueden lograr buenas cifras de autonomía. Una de las soluciones más llamativas del Audi e-tron es la ausencia de retrovisores tal y como los conocemos. Estos, se han sustituido por dos cámaras, que proyectan las imágenes en sendas pantallas colocadas en el interior, en los paneles de las puertas a la altura de donde miraría el conductor para revisar lo que sucede por detrás.

Tecnológicamente hablando, el Audi e-tron es toda una muestra de poderío por parte de Audi. Faros con tecnología OLED e iluminación láser, instrumentación digital, una pantalla táctil para el sistema multimedia y otra para controlar la climatización, sistemas ADAS…

Conclusión/Opinión

Los coches eléctricos, aunque muchos los tilden de electrodomésticos, son coches sensacionales tanto por prestaciones como por finura de funcionamiento y sensaciones de conducción. Quien prueba un coche eléctrico no quiere otra cosa y hasta cierto punto, es entendible. Sobre todo en lo referente a lo barato que sale cada carga, siempre, claro está, que aprovechemos las zonas horarias más económicas.

En el caso del Audi e-tron, las cosas no son distintas y se tiene la garantía de conducir un Audi. Esto es, calidad, fiabilidad y un gran precio de reventa. Si tuviéramos que elegir, nos quedaríamos con la versión intermedia. Es la más equilibra por prestaciones y consumos, precio y equipamiento. Si quieres muchas prestaciones, el Audi e-tron S debería ser tu elección, pero el que no elegiríamos nunca es el Audi e-tron 50 quattro, pues la autonomía es muy justa para un uso convencional.