25 Marzo, 2019

¿Es rentable el renting para particulares?

Seguramente hayas oído hablar de la opción del renting a la hora de hacerte con un coche nuevo. Esta es una alternativa que en los últimos años ha ido cogiendo cada vez más peso en los planes de adquisición de vehículos nuevos por parte de particulares también.

Porque antes, fue una costumbre más arraigada a nivel de compra de coches de empresa. El renting es como un alquiler a largo plazo. Técnicamente es un contrato mediante el cual, el arrendador traspasa el derecho a usar un bien a un arrendatario, a cambio del pago de rentas de arrendamiento durante un plazo determinado.

Por sus características, como comentábamos, se empezó a optar por esta vía antes en los coches de empresas, pero cada vez son más los particulares que se deciden por el renting para hacerse con un coche nuevo.

Ya sabemos que son varias las ventajas de adquirir un coche nuevo por la vía del renting. Para empezar no tendrás que asumir el coste económico de aspectos tan esenciales en un coche como el mantenimiento del vehículo, el cambio de ruedas, o la sustitución en caso de tener que pasar un tiempo en el taller.

sat ateca azul

¿Resulta más barato un coche por renting?

En todos estos casos, te beneficia como particular la opción del renting. Entonces, ¿es rentable el renting para particulares? A continuación intentaremos resolverte estas dudas para que puedas tomar la mejor decisión posible y encuentres rentabilidad, facilidades y la sensación de que has hecho una elección adecuada.

En el caso de un coche, se trata de adquirir un vehículo solo que en lugar de comprarlo, por renting pagas una cuota mensual. Y entonces, la primera pregunta que nos surge es ¿resulta más barato un coche por renting?

Debes tener en cuenta que en estas operaciones, suele estar incluidos aspectos tan esenciales como el mantenimiento del vehículo, el cambio de ruedas, o la sustitución en caso de tener que pasar un tiempo en el taller.

La compra de un vehículo por el método tradicional, va acompañada de una serie de gastos extras ineludibles que acaban encareciendo el precio del vehículo. A esto hay que añadir la depreciación de algunos modelos, que hace mucho más difícil su venta, una vez te decidas a cambiar de coche.

En definitiva, la elección entre el renting de coches y la compra de un vehículo nuevo siempre ha sido una decisión difícil. Por un lado, comprar implica unos costes mensuales más altos, pero al final se es dueño de algo.

Por otro lado, un contrato de renting tiene pagos mensuales más bajos, pero se entra en un ciclo en el que nunca deja de pagar por un vehículo. Ahora, más gente está eligiendo un contrato de renting en lugar de pedir un préstamo para la compra de un coche que hace unos pocos años. Y parece que el auge del renting de coches no se detendrá pronto.

El renting es una forma de acceso al uso de un vehículo -tanto comercial como turismo-, para la que es necesario firmar un contrato de cesión a largo plazo. De esta forma, un usuario o una empresa "alquila", durante un periodo determinado de tiempo -lo más normal es que durante cuatro años-, a cambio de una cuota mensual fija que se marca en el momento de la firma del contrato. Su importe se calcula en función de distintos factores, entre los que se encuentran el número de kilómetros que se tenga previsto circular, del coche elegido o de los servicios asociados que desees contratar en ese momento.

Se trata de una fórmula que, a lo largo de los últimos años, ha experimentado un gran crecimiento en España, hasta el 20,48% respecto al año anterior. ¿El motivo? El crecimiento económico español, que hace que multitud de empresas -que son el principal cliente del renting- puedan llevar a cabo una inversión fija durante, habitualmente, cuatro años. Sin embargo, en los últimos años, también hemos asistido a un resurgimiento del renting para particulares.

Renting para particulares. Más ventajas si eres autónomo

Debes de tener en cuenta que si además eres autónomo o incluso una empresa que está buscando coches para sus trabajadores, el renting es la mejor opción ya que ofrece ciertas ventajas de tipo financiero.

Para las empresas o autónomos, el renting es un gasto desgravable en su declaración de la renta.

El servicio de renting es ofrecido por empresas de renting, entidades financieras o fabricantes. Estos ponen en manos de sus clientes, condiciones y servicios muy diferentes a los que se obtendrían mediante una operación convencional.

De esta forma, podemos distinguir dos tipos diferentes de renting, por un lado tendríamos el renting fijo estrenas el coche que quieras pudiendo elegir el modelo y los diferentes niveles de servicio. El compromiso de contratación habitual es de medio a largo plazo. Y por otro el renting flexible es tu mejor opción si necesitas un vehículo disponible rápidamente y no quieres comprometerte en el tiempo que vas a utilizarlo. Puedes elegir el tipo de vehículo que necesitas (turismo, industrial, pick up o todoterreno) y devolverlo cuando quieras sin penalización.

Como conclusión, aunque hace unos años resultaba absolutamente impensable que un particular pudiese contar con un vehículo de renting, la tendencia de las empresas que lo ofrecen ha ido modificándose para expandir su cartera de clientes. Por ello, cada vez son más las compañías y marcas de automóviles que ofrecen, entre sus servicios, la posibilidad de que los clientes no empresariales puedan acceder a esta modalidad.

En esencia, el renting para particulares no es distinto a un renting convencional, ya que ofrece los mismos servicios: póliza de seguros -al igual que en las modalidades clásicas, suele tratarse de pólizas a todo riesgo sin franquicia-, posibilidad de incluir cambios de neumáticos, revisiones y mantenimiento del vehículo, o el pago y tramitación de impuestos, entre otros.

¿Por qué cada vez se opta más por el renting? ¿Te merece la pena como forma de obtener un coche nuevo si eres particular? Espero que a estas alturas, todas estas cuestiones hayan quedado bien claras y resueltas de modo que puedas realizar la elección más adecuada.