24 Julio, 2019

Más del 25% de los coches de renting se fabrican en España

¡Consigue tu ebook GRATUITO!

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook

Tras los primeros seis meses del año, la imagen del sector de la automoción es clara: las ventas caen en picado sin que nada pueda detenerlo. El cómputo acumulado hasta el mes de junio de 2019 alcanza las 715.307 unidades, un 3% menos que el año pasado por estas mismas fechas aunque en junio la caída es del 5,9%. Siempre según datos de ANIACAM. Pero donde más se nota un descenso en las ventas, y además con cifras preocupantes, es entre los particulares. Sólo en el mes de junio han bajado un 15% respecto al mismo mes de 2019, un 9,4% si nos fijamos en los datos acumulados hasta el momento. Si estos datos no sirven para dar una imagen de cómo está el mercado, habría que decir que los particulares sólo representan el 39,4% de todas las matriculaciones realizadas en junio.

Un total de once meses de caída. Puede que resulte repetitivo, pero son datos que muchos comienzan a catalogar de crisis, sobre todo cuando el automóvil es tan importante para España. Pero no todo está perdido, ya que el sector del renting sigue subiendo mes a mes. En la primera mitad del año, los coches de renting han crecido un 8,85% con una inversión del 14,10%. El principal motivo de este cambio y el auge de los coches de renting, es por los particulares. Ya lo hemos comentado en alguna ocasión, pero los particulares han visto en los coches de renting la mejor forma de capear el temporal que está viviendo el automóvil en España. Los cambios en las normativas, las poco afortunadas declaraciones de los políticos, sucesos como el ocurrido con Madrid Central, que un día deja de estar activo y al día siguiente vuelve a ser motivo de multas para muchos conductores; es un caos continuo que no ofrece una seguridad suficiente para realizar una inversión como la adquisición de un coche.

El renting está ofreciendo a los particulares la posibilidad de contar con un automóvil de última generación, sin sufrir con la incertidumbre creada sobre lo que pasará en el futuro. Un problema que incluso se está notando en el tipo de motor, pues aunque los SUV siguen siendo la opción predilecta, ahora el motor dominante vuelve a ser el alimentado por gasolina, algo que pasó por última vez a finales de los 90. Cosas que los coches de renting no sufren, pues los conductores eligen mayoritariamente el diésel ya que una posible prohibición no les afecta.

e golf blanco

Somos el segundo fabricante de automóviles de Europa

Puede que una caída en las ventas de automóviles no parezca nada del otro mundo, los coches son una ‘simple’ máquina y si la gente no quiere comprar coches, pues no pasa nada, ¿verdad? Error. España es el segundo fabricante de vehículos de toda Europa y el séptimo a nivel mundial, una caída en las ventas puede ser un importante problema que se necesita corregir lo más rápido posible. Para hacernos una idea del nivel de producción de vehículos en España, lo mejor es conocer sus cifras. En total, hay 17 factorías de diferentes marcas de automóviles operando en nuestro país, de las cuales, salieron 2.291.492 coches en 2018. Sólo nos supera Alemania que fabrica nada menos que el doble de unidades. De hecho, en lo referente a vehículos comerciales, España es líder indiscutible del mercado europeo. De todos estos vehículos fabricados en España, se exporta a otros mercados el 84% de los cuales, el 25% sale fuera de la Unión Europea.

Si cada día se venden menos coches, España tendrá un serio problema económico y también un serio problema de empleo ya que genera nada menos que 300.000 puestos de trabajo directos y más de dos millones de forma indirecta. El mejor ejemplo es lo ocurrido con la prohibición de la venta de coches de combustión en 2040, que fue retirada apenas unos meses después por la presión de fabricantes, usuarios y vendedores. Es una fecha lejana para cualquier persona, faltan casi 20 años, pero en la industria del automóvil es muy poco tiempo. El ciclo de vida comercial de un vehículo, de media, alcanza los siete años. Hablamos de dos generaciones aproximadamente, que necesitan una inversión enorme y un desarrollo para llegar a las tiendas de unos cuatro años de trabajo. Si prohibieran la venta de coches con motor de combustión interna, los fabricantes tendrían que realizar una inversión abrumadoramente grande y sería necesario despedir a cientos de miles de trabajadores para poder tener liquidez para ello. Eso, o bien, abandonar España y dejar únicamente aquellos vehículos que se pudieran comercializar al mismo tiempo que, como cabe esperar por la bajada de producción, habría que despedir a varios miles de trabajadores.

jaguar f pace azul

Los coches de renting tiran del mercado

Por suerte, el sector del automóvil es enorme y entre mercado auxiliar de piezas, compra-venta de segunda mano, nuevas tendencias como el ‘carsharing’, el alquiler y sobre todo el renting, están sacando hacia delante un panorama que pinta feo. El caso es que en paralelo a las matriculaciones, los coches de renting cobran especial importancia en el producto automovilístico nacional, si tomamos como base el informe publicado por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), el cual afirma que el 26,55% de los vehículos matriculados por el renting procede de una fábrica española.

AER asegura que un total de 44.819 unidades matriculadas como coches de renting se han fabricado en España, alimentando la producción que se ve amenazada por la poca movilidad del mercado general. Supone un aumento del 0,70% respecto al mismo período de 2018, que engloba los seis primeros meses del año. Dichas cifras abarcan turismos, todoterrenos, derivados, furgonetas y pick up, vehículos comerciales y cuadriciclos. De todas estas categorías indicadas se han matriculado un total de 196.920 unidades, de las cuales, el renting ocupa el 22,76%.

Donde se ha notado una mayor subida ha sido entre los vehículos comerciales ligeros, cuya cuota ha llegado a los 1.580 ejemplares, un 33,90%. Algo que no debería extrañar pues España, como se ha dicho anteriormente, es el mayor fabricante de Europa de vehículos de este tipo. Los turismos y todoterrenos ganan un 4,08% respecto al año pasado. Esto se debe a la entrada del cliente particular al mundo de los coches de renting, pues entre los vehículos más demandamos tales como el SEAT León, el Citroën Berlingo, el Ford Kuga o, por poner otro ejemplo, el Volkswagen Polo, se fabrican en España.

Agustín García, presidente de la AER, ha valorado estos datos: “El peso de los vehículos de fabricación nacional en las matriculaciones de renting es del 26,55%, más de tres puntos porcentuales por encima del que tienen en las matriculaciones que realiza el resto del mercado, excluido el renting, que se sitúa en un 23,20%. Esta tendencia, que se viene registrando ejercicio tras ejercicio, es más importante, si cabe, ahora, en un momento en el que la producción de vehículos en nuestro país está bajando. Para el sector del renting es satisfactorio constatar con datos la aportación que este sector hace a la industria de automoción de nuestro país, un pilar fundamental de nuestra economía”.