28 Marzo, 2019

¿Qué desgravaciones fiscales tiene el renting para un autónomo?

¡Apúntate a nuestra newsleter!

No te pierdas ninguna de nuestras ofertas de renting y sé el primero en enterarte de todas nuestras novedades


Quiero unirme

A la hora de comprar o adquirir un coche, el trabajador autónomo debe considerar cuidadosamente todas las opciones que tiene a su disposición, ya que existen formas de obtener determinados beneficios fiscales, que son esenciales para el correcto mantenimiento de su negocio.

Existen muchas deducciones fiscales que un trabajador autónomo puede obtener por el alquiler de un coche, por lo que es aconsejable tenerlas en cuenta. De esta manera, se puede tener acceso a un coche mejor de lo que pensabas, y también puedes olvidar los dolores de cabeza que causan todos los gastos de reparación o mantenimiento.

La opción de alquiler te proporciona comodidad, pero ¿qué pasa con los impuestos? A continuación nos ocuparemos de este tema, para que al final del artículo sepas que el alquiler es la mejor opción para ti.

En el caso de un automóvil o de un vehículo familiar, la recuperación del IVA se limita siempre al 50% de los costes incurridos, incluso si se reconoce que el uso profesional del vehículo es más elevado.

Tan pronto como se trata de una furgoneta o camión, se plantea la cuestión de si todos los costes fiscales y de IVA pueden ser probados para demostrar que su uso es 100% profesional. Según la forma de adquisición seleccionada, existen diferentes maneras de contabilizar los elementos desde un punto de vista legal y fiscal.

nissan leaf lateral

Uno de los aspectos más ventajosos del arrendamiento es el tratamiento fiscal que recibe y la facilidad con la que se puede utilizar. Este aspecto sólo se aplica a las empresas y a los trabajadores autónomos. El 100% de las cuotas de alquiler pueden deducirse, tanto en la declaración del IRPF como en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

El alquiler para autónomos ofrece una serie de ventajas que lo convierten en el método ideal para facilitar el uso de los vehículos por parte de los profesionales, sin tener que recurrir a la compra o a un préstamo a alto interés. En última instancia, poseer un vehículo implica una serie de gastos a menudo impredecibles que ponen en peligro la viabilidad financiera de la empresa.

Este es el caso de las reparaciones, el impuesto de circulación y el seguro de responsabilidad civil. Sin embargo, al optar por el arrendamiento, el comerciante evita estos costes innecesarios, que no aportan más valor o beneficios a la empresa directa, con la posibilidad misma de subrogar el contrato de arrendamiento y transferirlo a otro contratista siempre que se cumplan las condiciones. Si finalmente te decides por el renting, tendrás que calcular el coste efectivo global del contrato y ver cuál es el más barato para usted, teniendo en cuenta todos los factores económicos y fiscales anuales de tu actividad autónoma.

Recuerda que el dinero en efectivo evita los intereses, pero también te priva de tener dinero en efectivo, así que seguramente, con el arrendamiento usted puede tener un mejor auto, a un menor costo. La principal ventaja fiscal para los autónomos es la posibilidad de deducir el 100% del coste del impuesto sobre la renta de las personas físicas y del IVA en función del uso al que se destine el vehículo.

De este modo, todas las cuotas mensuales que debe abonar por el alquiler pueden deducirse como el resto de los gastos relacionados con la actividad, gracias a la declaración del IRPF con toda simplicidad.

La financiación de las necesidades de transporte y movilidad es uno de los problemas a corto y largo plazo de las pequeñas y medianas empresas. El alquiler de un vehículo puede ser una de las formas más interesantes de utilizarlo, ya que, desde el punto de vista fiscal, la deducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas (se puede deducir el 100% de la cuota sin IVA), del impuesto de sociedades o del impuesto sobre la renta de las personas físicas, así como la justificación de otros gastos relacionados con la utilización del vehículo (seguro, matriculación, reparación, etc.) son claras ventajas sobre otras opciones.

El número de trabajadores autónomos ha aumentado significativamente en los últimos años debido a que muchas empresas están decidiendo contratar a este grupo de trabajadores autónomos para varios de sus proyectos. Al mismo tiempo, las pequeñas empresas que tienen que ofrecer sus productos y servicios a menudo necesitan alquilar para cubrir sus necesidades de transporte o movilidad.

Muchas compañías han puesto en el mercado opciones de renting específicas para las pymes y los autónomos, ya que el precio de compra de este servicio es asequible para muchos bolsillos, teniendo en cuenta además que el precio incluye el seguro, la matriculación, los impuestos, el mantenimiento preventivo del vehículo y cualquier reparación mecánica del mismo.