16 Enero, 2019

¿Cómo elegir las mejores ofertas de renting para particulares?

¡Consigue tu ebook GRATUITO!

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook

Llegó el momento. El coche ha cumplido su misión, ha dado un servicio durante muchos años y ha sido artífice de grandes momentos. Pero los kilómetros se amontonan y se hace necesario dar el paso y llevarse a casa uno nuevo. En la mayoría de los casos no es más que un simple trámite que conlleva un cierto tiempo de búsqueda y un dinero, pero si eres aficionado y te gustan los coches, puede ser un drama. Y no, no exageramos. Sin embargo los coches han evolucionado muchísimo en pocos años en todo lo concerniente a equipamiento y seguridad y tener lo último en el mercado es ganar en muchos aspectos que se deben tener en cuenta. Así que tomada la decisión de cambiar el coche, toca pensar en qué modalidad es la que más nos conviene y muy seguramente, pocos pensarán en algo más que comprar y dejarán otras opciones como el renting para particulares totalmente de lado.

El renting para particulares no es nuevo, pero, si cuenta con servicios y opciones que antes no había y ahora, más que nunca, se ha convertido en una posibilidad interesante que conviene estudiar. El caso es, que como la compra de un coche, el renting requiere de paciencia y de no conformarse con la primera oferta que nos llegue. Hay que buscar, comparar y hacer cuentas, sobre todo dependiendo del coche que queramos tener ya que un renting de coches para particulares se ve afectado por las mismas cosas que la compra. Es decir, un coche de alta gama sigue siendo más caro de adquirir que un coche generalista. Un deportivo sigue requiriendo un desembolso más elevado que un turismo convencional. Esto no cambia aunque sí es posible que sea más sencillo disfrutar de uno de esos automóviles que, mediante compra, sería imposible.

Cómo seguramente ya sabrás, eso se debe a que un renting para particulares incluye en el precio todos los gastos derivados del uso del coche, a excepción de la gasolina, los pagos por aparcar en parking y demás o, evidentemente, las multas. Por una cantidad al mes, te olvidas de los neumáticos, un elemento especialmente caro en un deportivo por sus características, también te olvidas del seguro todos los años cuya cuantía también es muy alta y te olvidas de las reparaciones y la mano de obra. Todo, absolutamente todo esto, se incluye en una cuota mensual. El problema principal, como en la compra, es cómo elegir las mejores ofertas de renting de coches para particulares.

Kia Stinger rojo

Primer paso para un renting de particulares, tener claras las prioridades y necesidades

Tener un coche no es un regalo, conlleva muchos gastos y un cálculo mal realizado puede suponer un problema a fin de mes. Prueba, por ejemplo, a pagar el seguro de un coche de altas prestaciones el mismo mes que toca cambio de neumáticos. Inviable en muchas ocasiones. Por eso es necesario tener muy claras las prioridades y las necesidades. Lo mismo ocurre con un renting para particulares. Un renting es un alquiler a largo plazo, según la compañía, desde uno hasta cinco años así que no es ni parecido a cuando nos vamos de vacaciones unos días. Para eso hemos estado ahorrando todo el año, con la intención de darnos un capricho y podemos elegir un tipo de coche que sea más caro sin problemas. No así en el renting.

Debemos tener muy en cuenta que tendremos que hacer frente a un pago mensual, independientemente de si usamos el coche o no. Cuanto más caro sea el coche que nos gusta, más alta será esa cuota a pagar. Por mucho que nos guste un BMW X3, si nuestros desplazamientos son mayormente por ciudad, quizá sea más interesante un MINI Countryman, que sigue siendo un modelo SUV, pero sus costes y su tamaño son menores y por tanto, la cuota también. También afectan las cuestiones de espacio, el kilometraje anual que vayamos a cubrir e incluso si queremos un coche ‘a la carta’ o nos conformamos con uno de stock. Hay usuarios que gustan de elegir el equipamiento, el color o el motor de su coche de renting, cosas que conllevan un coste. Pero si no es necesario, una unidad de stock puede ser más adecuado.

No todas las empresas de renting para particulares ofrecen la posibilidad de elegir las características del coche. Es posible que nos encontremos con un catálogo con coches de equipamiento y motorización ya determinada de antemano y no podamos optar a nada diferente. Además, esta opción suele contar con ofertas más numerosas que incluyen algún tipo de descuento o un servicio extra por el mismo precio. Para poder configurar el coche hay que acudir a empresas que cuenten con esa opción aunque, como en el caso de la compra, supone esperar a que ese coche llegue a la empresa desde fábrica, algo que no ocurre si nos decantamos por un coche en stock.

Los servicios en el renting para particulares son importantes

Una vez aclaradas nuestras prioridades, hay que seguir el proceso y conocer detenidamente los servicios que podemos necesitar, así como los que nos ofrecen las empresas de renting para particulares. A modo de resumen, un renting incluye en su cuota, por lo general, la matriculación del vehículo, el pago de impuestos, el mantenimiento, el cambio de neumáticos, el seguro, la correspondiente ITV y posibles reparaciones. A partir de aquí, las opciones pueden ser varias y en ocasiones, muy recomendables como la gestión y recurso de multas, coches de sustitución para cuando el nuestro acuda al taller, pago de peajes o tarjeta de gasolina.

Obviamente, todos estos servicios repercuten directamente en nuestra cuota mensual. Si no usamos los peajes en nuestros desplazamientos es lógico descartar ese servicio. Si recorremos pocos kilómetros al año, la tarjeta de gasolina carece de sentido y por supuesto, si cumplimos todas las normas y nunca nos han puesto una multa, la gestión de multas no es necesaria. También existe, siempre según empresa, la posibilidad de elegir un seguro con franquicia o sin franquicia, atención al cliente 24 horas, asistencia en carretera desde el primer kilómetro e incluso fuera de España, asesoría legal, etc.

¿Cuánto tiempo vas a necesitar el coche y cuántos kilómetros recorres al año?

Como ya hemos dicho, el rating es un alquiler de larga duración que incluye una serie de servicios. Lo normal es que un renting para particulares sea de entre uno y cinco años con penalizaciones en caso de cancelar el contrato antes de tiempo. Pero la ley de la oferta y la demanda ha ayudado a que el mercado del renting para particulares se amplíe y aparezcan otra serie de opciones como el renting flexible. El tener que firmar un alquiler de larga duración, que se acompaña de no poder cancelar el compromiso con antelación, ha sido siempre obstáculos para muchas personas interesadas en contar con un coche de renting, algo que ya ha pasado a mejor vida.

El renting flexible, como su denominación indica, se adapta a los clientes. Es posible contar con un coche sin un compromiso a largo plazo y sin penalizaciones por cancelación anticipada y si necesitas un coche durante unos meses por cualquier motivo, puedes devolverlo y cancelar el contrato sin recargos. Sólo pagas por el tiempo que tienes el coche y por los kilómetros recorridos, pudiendo además elegir el modelo que más nos guste entre los ofertados por la empresa. Además, por lo general, tendremos el coche a nuestra disposición de forma muy rápida, en unas 48 horas ya estaremos conduciendo nuestro coche de renting según la compañía elegida. Si queremos algo muy específico, hay que pedirlo a fábrica y siempre requiere esperar.

Nuestro kilometraje anual también afecta a la cuota que tendremos que pagar. Las empresas de renting ofrecen varias opciones según el uso que vayamos a dar al coche, aunque por lo general, la media ‘estándar’ se encuentra en 15.000 kilómetros. Cuantos más kilómetros recorramos al año, mayor será la cuota aunque también cabe la posibilidad de elegir la oferta básica y pagar un plus de penalización si superamos los kilómetros acordados, una opción que sólo es interesante si el exceso no es elevado, si tenemos previsto usar mucho el coche es mejor optar a cualquier otra oferta que nos pueda ofrecer la empresa.

Conclusión/Opinión

Un renting para particulares es, a fin de cuentas, muy similar a la compra de un automóvil en lo referente a buscar las mejores ofertas. Es decir, no podemos conformarnos con lo primero que vemos, es imprescindible buscar, comparar y hacer cuentas. Es cierto que al no tener que guardar algo de dinero por si ocurre cualquier eventualidad podemos destinarlo al pago de la cuota y así, acceder a un modelo más equipado, potente y grande, pero no conviene olvidar los servicios adicionales que las empresas ofrecen. Quizá sea más interesante invertir ese ‘extra’ que hemos mencionado en un servicio de gestión de multas o en un vehículo de sustitución.