13 Junio, 2019

El Mazda 3 es el coche más seguro para los ocupantes adultos que ha pasado nunca por Euro NCAP

Tras el primer trimestre del año 2019, más concretamente en el mes de abril, comenzó la comercialización del nuevo Mazda 3. Un modelo que en esta nueva generación se ha desmarcado, todavía más, de las tendencias de mercado. Su primera aparición fue en el año 2003 para sustituir al Mazda 323, apostando por continuar con un talante deportivo y apuntando al segmento premium, aunque desarrollado sobre la arquitectura y soluciones del Ford Focus de la segunda generación lanzando al mercado el mismo año. Por aquel entonces, la compañía norteamericana poseía parte del accionariado de Mazda del que salió en el año 2015.

Con un diseño inspirado en el Kai Concept, el nuevo MAzda 3 representa uno de los mejores trabajos de la marca hasta la fecha, gracias a unas líneas excepcionalmente suaves y limpias, lejos de las complicaciones innecesarias que muchos explotan para imprimir carácter a sus productos. Una opinión generalizada que podría ser el mayor exponente de este compacto japonés, completado por un despliegue técnico y tecnológico muy destacado. Diseño que también se aprecia en el interior, junto a un aumento de la calidad percibida y real (lo pudimos comprobar en vivo en su presentación en Madrid).

interior mazda 3

Máximo despliegue en seguridad

Pero el diseño no es la única apuesta del Mazda 3 para ganar clientes, ni mucho menos. El compacto japonés ha pasado por las instalaciones de Euro NCAP, organización que testea los coches que van saliendo a la venta, para comprobar sus niveles de seguridad. Y los resultados han sido abrumadores: el nuevo Mazda 3 se ha convertido en el automóvil de producción más seguro para ocupantes adultos según los estándares de Euro NCAP. Nunca se había conseguido una puntuación tan alta en los test de impacto y eso, teniendo en cuenta que la organización aumentó la exigencia de los mismos.

Euro NCAP nació en 1997 como un organismo independiente con la idea de mejorar la seguridad de los coches que todos podemos comprar en las tiendas. Además, inició sus actividades rodeada de indignación desde los fabricantes, que se disgustaron profundamente al ver como se probaba la seguridad de sus productos de manera tan estricta y sin contar con su aprobación pues Euro NCAP compra los coches en cualquier concesionario, de forma anónima y siempre las versiones más bajas de la gama, para evitar manipulación y que el equipamiento extra de los coches más altos de gama influya en el resultado. Ese enfado se multiplicó exponencialmente cuando las primeras pruebas, realizadas a los coches más vendidos en aquel momento, dieron resultados catastróficos y muy decepcionantes. Poco después llevó Volvo demostrando unos niveles de seguridad sorprendentes con su V40 y todo cambió por completo. Desde ese momento, la evolución en materia de seguridad ha sido imparable hasta llegar a ‘nuestro ahora’, con la generación de automóviles más segura jamás vista. Le debemos muchísimo a Euro NCAP y al trabajo realizado. En 2017 se calculó que su creación ha servido para salvar más de 78.000 vidas.

Las exigencias de los ensayos de Euro NCAP han sido clave durante sus más de 20 años de existencia y el nuevo Mazda 3 es el ejemplo más claro. Tras ser estrellado en varias ocasiones y tras poner a prueba sus sistemas electrónicos de seguridad, Euro NCAP ha otorgado al modelo nipón 37,5 puntos de un total de 38 posibles. Es el coche más seguro que ha pasado por las instalaciones de este organismo hasta la fecha, superando incluso a Volvo, famosa por la elevadísima seguridad de sus coches.

Ese medio punto se ha quedado por el camino por tres mínimos fallos, por así decirlo. En la prueba de impacto frontal con solapamiento parcial ha obtenido 7,7 de 8 puntos posibles; la prueba de impacto trasero con latigazo cervical logró 1,8 de 2 puntos en juego y la dotación de sistemas de seguridad de serie llegó al 73%, 9,5 puntos de 13 posibles (debido al funcionamiento del asistente de mantenimiento de carril). La protección de los ocupantes infantiles es igualmente altísima, con 43 de 49 puntos posibles (un 87%), mientras que la protección a usuarios vulnerables en la carretera (peatones y ciclistas) logró un 8,7%. Cifras, todas ellas, excepcionales.

lateral mazda 3

Y además, con etiqueta ECO

No podemos evitar aclarar algunas cosas. Si bien es cierto que Euro NCAP ha sido protagonista principal en la evolución de la seguridad de los coches, más cierto es que su trabajo se centra en exclusiva en el mercado europeo. Es más justo afirmar, como se ha hecho anteriormente, que el nuevo Mazda 3 es el coche más seguro para ocupantes adultos según los estándares de Euro NCAP. No estaría de más ver los resultados que obtiene del IHSS, el equivalente norteamericano que cuenta con ensayos muy destructivos y que ponen en serios aprietos la estructura del coche.

De todas formas, el nuevo Mazda 3 se posiciona como una opción realmente interesante, sobre todo si a los resultados de las pruebas de impacto le sumamos la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. La compañía con sede en Hiroshima ha desarrollado uno de los motores más revolucionarios de la última década, un propulsor alimentado por gasolina que funciona como un diésel. Tiene cuatro cilindros, 2.000 centímetros cúbicos y un sistema eléctrico de 24 voltios que alimenta, entre otras cosas, un motor eléctrico. Anuncia 180 CV una eficiencia de combustible entre un 20 y un 30% mayor que un gasolina convencional.

Según Mazda, los coches eléctricos no son la solución más clara de la contaminación atmosférica, argumentando que las emisiones globales y reales de la utilización de motores eléctricos es más elevada de lo que parece, pues gran parte de la producción de electricidad se realiza mediante quema de combustible fósil. La marca afirma que las emisiones reales de un coche eléctrico son 128 gramos por kilómetro de media, frente a los 142 gramos por kilómetros de sus motores Skyactiv-G (gasolina de última generación), por eso están convencidos sobre la evolución de sus motores de combustión interna.

Conclusión/Opinión

No se puede decir que el nuevo Mazda 3 sea el coche más seguro del mundo, sería un error. Pero por experiencia de noticias, de casos vistos en primera persona y por accidentes de gente muy cercana, puedo decir que aquellos coches con grandes puntuaciones en las pruebas de Euro NCAP son seguros, muy seguros. Si dudas entre varios coches y te cuesta decidir, siempre, siempre decántate por el que mejor resultado tenga en las pruebas de Euro NCAP. Siempre. Tu seguridad debería ser lo primero.

El nuevo Mazda 3 es un tecnológicamente muy avanzado, tiene versiones con etiqueta ECO y además, destacará en el tráfico por su diseño. No lo he probado todavía, pero no me cabe duda sobre su comportamiento ni sobre su tacto de conducción, por eso me atrevo a decir que si te gusta, deja de darle vueltas y llévatelo a casa. Tienes un automóvil de última generación recién salido al mercado, con un grandísimo resultado en las pruebas de Euro NCAP y un diseño rompedor. Más no se puede pedir.

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 3.181,05€